ASPE señala a la sanidad privada como la “reserva estratégica” en caso de rebrote pandémico

875 492 Comunicación ASPE

La comparecencia de ayer por la tarde del Presidente de ASPE, Carlos Rus, en el grupo de trabajo de Sanidad y Salud Pública de la mesa de Reconstrucción Social permitió a la patronal de la sanidad privada exponer la dimensión real de la sanidad privada en España y su concurso como aliado flexible y estratégico en el Sistema Nacional de Salud, los beneficios de la colaboración público-privada en materia sanitaria desde el inicio de la democracia, la implicación durante la crisis del COVID-19 y, finalmente, se formularon medidas necesarias en caso de rebrote de la pandemia en próximos meses, como mejoras que atañen al sector privado en cuanto a las decisiones y mandatos activados por las autoridades sanitarias durante la crisis.

En este último asunto, Carlos Rus señaló a la sanidad privada como la “reserva estratégica del SNS de recursos asistenciales, fundamental en la viabilidad futura de la respuesta sanitaria” en caso de rebrote en los próximos meses.

Las medidas propuestas en caso de rebrote fueron las siguientes:

1. La necesidad de establecer una mesa de coordinación nacional y otra en cada autonomía con representantes del ámbito privado, con el objetivo de hacerles partícipes y conseguir una mayor eficiencia en el uso de los recursos y una mayor seguridad jurídica.

2.Determinar modelos de participación de la sanidad privada, en base a la situación de cada territorio, implantando medidas diferenciadas en base a esta división territorial:

  • Territorios con nivel de afectación baja y media: la Sanidad privada realizará el diagnostico y derivación de pacientes COVID a centros públicos. Se habilitará a la Sanidad Privada como circuito libre de COVID y realizará la actividad no COVID de la zona, tanto pública como privada.
  • Territorios con nivel de afectación alta: la Sanidad Privada realizará la atención a pacientes COVID y no COVID según necesidad de las administraciones públicas.

3. Que se establezca una correlación de servicio directa en la atención y seguimiento médico entre los centros sanitarios privados y las residencias de mayores y centros socio-sanitarios de su entorno.

4. Incluir a los centros sanitarios privados en los planes de abastecimiento de medicamentos, equipos de protección y todos aquellos recursos necesarios en la atención a pacientes COVID, así como el acceso a las plataformas de compras públicas.

5. Es necesario homogenizar y coordinar la gobernanza y la normativa a aplicar por parte de las Autoridades Sanitarias de las distintas CCAA.

6. Y que dicha normativa recoja de manera generalizada los procesos y pruebas a realizar de detección y diagnóstico COVID previos a procedimientos quirúrgicos y hospitalizaciones.

7. Establecer la obligatoriedad de las mutuas de seguros laborales de cubrir los exámenes y pruebas necesarias para la reincorporación de los profesionales afectos por el COVID 19.

8. En cuanto a la regulación de los precios de servicio de la sanidad privada en una situación pandémica similar, establecimiento de un canon por puesta a disposición de plaza hospitalaria, de plaza en UCI y designación de obligado al pago.

9. Revisar y precisar con claridad la consideración de centros sanitarios no esenciales que permitan establecer en circunstancias parejas medidas de reorganización laboral entre aquellos que su funcionamiento no sea vital para la atención asistencial de estos pacientes, atendiendo a la afectación de cada zona y especialmente a los centros sin internamiento.

10. Es fundamental la realización de campañas de concienciación para que los pacientes necesitados de atención sanitaria urgente no dejen de acudir a sus centros médicos.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.