ASPE muestra su Rechazo al plan de Toni Comín respecto al Hospital General de Catalunya

carlos-rus-1116
620 368 aspe

La Generalitat de Cataluña ha mostrado interés por comprar el Hospital General de Cataluña, del grupo Quironsalud; uno de los centros que Toni Comín, Conseller de Salut en la Generalitat, mantiene en el punto de mira. Según anunció el Conseller Comín, el Hospital General de Catalunya dejaría de ofrecer sus servicios dentro del SISCAT (sistema público de salud en Catalunya) y presentó como alternativa la construcción de dos hospitales que estaban planificados en Rubí y Cerdanyola. Por su parte, Quirónsalud, empresa propietaria del centro, ha manifestado que “el Hospital General de Catalunya no está en venta” y ha negado que exista ninguna oferta formal.

La Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE) considera que el anuncio del gobierno regional es desafortunado por la profunda sensación de inseguridad generada entre trabajadores, pacientes y en las propias instituciones catalanas. Se realiza, además, en un momento crítico de restricciones presupuestarias, sufridas tanto por los pacientes como por los proveedores privados del CatSalut.

La ideología se ha puesto, una vez más, por encima de la lógica y de la salud de los ciudadanos, un derecho constitucionalmente reconocido que debería protegerse y garantizarse sin interferencias políticas o prejuicios ideológicos. ASPE ha animado incansablemente a las administraciones, regionales y nacionales, a despolitizar la sanidad y a dar prioridad a la estabilidad del sistema y la calidad de la atención. Es necesario, por eso, optimizar los recursos existentes y tomar decisiones en función de criterios objetivos de coste-efectividad que permitan proporcionar a los ciudadanos la mejor atención sanitaria posible.

ASPE considera que los poderes públicos deben actuar en todo momento guiados por el absoluto respeto a los derechos fundamentales reconocidos en nuestra Constitución, entre los que se encuentra el derecho a la propiedad privada, y apoyados en valores consagrados en ordenamientos jurídicos propios de un Estado de Derecho como son la legalidad y la seguridad jurídica.

La sanidad no se puede ver inmersa en un debate continuo sobre cuestiones distintas a las que realmente importan a los ciudadanos: la calidad de la prestación sanitaria recibida. Nuestros políticos deben inteligentes para saber gestionar todos los recursos de los que disponen, tanto públicos como privados, teniendo en cuenta las necesidades de la sociedad actual y el estado de la calidad asistencial; así como la libertad de elección del paciente o la accesibilidad y equidad del sistema, por encima de la titularidad del proveedor de los servicios.

La Alianza de la Sanidad Privada muestra de nuevo su apoyo a las diferentes fórmulas de colaboración público-privada, que contribuyen a aumentar la eficacia del sistema y son esenciales para mantener la accesibilidad de los ciudadanos a la sanidad, reducir las listas de espera y controlar el gasto sanitario.

Sobre la Alianza de la Sanidad Privada Española

La Alianza de la Sanidad Privada Española agrupa a más de 600 entidades sanitarias y representa a más del 75% de los centros hospitalarios de nuestro país. ASPE trabaja para defender los intereses de sus asociados y del sector sanitario privado que da empleo a más de 250.000 personas en nuestro país y representa el 3,2% de nuestro PIB. Para ASPE es esencial dar a conocer a la sociedad la importancia del sector sanitario privado como sector productivo y generador de empleo y su papel esencial en la sostenibilidad del SNS.

 

 

 

 

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.